«Los cursos que imparte la Academia son de un alto nivel académico y práctico. Me parece que los docentes cuentan con amplia formación teórica y práctica. El sistema acusatorio es un nuevo paradigma donde se conjuga la teoría y la práctica. En esa tesitura la experiencia con ellos fue muy, muy enriquecedora y te deja la satisfacción que invertiste tu tiempo y recursos en una excelente preparación».